¿Te imaginas un mundo sin aguacates o sin vino? Podría suceder si se acaban las abejas

49


(CNN) – Tal vez puedas soportar vivir en un mundo sin miel. Pero, ¿podrías vivir en un mundo sin almendras, peras, aguacates, uvas y —nos atrevemos a decirlo— vino?

La mayoría de las plantas dependen de las abejas y otros polinizadores naturales para producir algunos de los productos alimenticios más nutritivos y queridos por la gente.

Pero los polinizadores, un grupo diverso que incluye insectos y animales como pájaros y murciélagos, están amenazados por la expansión del uso de pesticidas, el cambio climático, la aparición de pestes que vienen de afuera, enfermedades y la pérdida de hábitat.

Entre abril del 2015 y abril del 2016, los apicultores en Estados Unidos perdieron el 44% de sus colonias y, en el Reino Unido, reportaron pérdidas de casi el 17%, según la Asociación Británica de Apicultores.

Si eres apicultor, agricultor o consumidor, tienes algo que perder si las abejas desaparecen y también juegas un papel fundamental en su supervivencia.

LEE: EE.UU. pone a 7 tipos de abejas en la lista de especies en peligro de extinción

Apicultores

Hace 12 años, Dale Gibson cambió sus madrugadas en la bolsa de valores por madrugadas en su granja apícola urbana.

En el techo de su casa en Bermondsey, Londres, instaló ocho colmenas en las que viven cerca de 200.000 abejas, junto con la premiada miel que producen.

Según la Asociación de Apicultura de Londres, había 2.259 apiarios y 3.699 colonias registradas en el área del Gran Londres, en el 2015. Pero dado que muchos apicultores escogen no registrarse, la asociación considera que ese número es más grande.

Aunque la apicultura urbana está en ascenso, los apicultores del Reino Unido creen que es difícil competir en un mercado que demanda miel barata.

Esa tendencia también se ve en otras partes del mundo, como Vietnam. A pesar de ser uno de los mayores exportadores de miel de Asia, allí los apicultores dicen tener dificultades para mantener sus colonias y, al mismo tiempo, llevar una vida digna.

Nguyen Thi Hang es presidenta y CEO de Hanoi Honeybee Joint Stock Company. Lleva 30 años trabajando con abejas y dice que la reciente disminución de las colonias es un tema del que realmente hay que preocuparse.

“Nos preocupamos por nuestros apicultores, porque no queremos que renuncien a su trabajo”, dice. “En Estados Unidos, los agricultores les pagan a los apicultores para polinizar sus cultivos, pero en Vietnam no les pagan”.

Hang espera que el gobierno comience a invertir en el bienestar de las abejas y los cuidadores, para que la industria puede florecer de nuevo.

LEE: Mariposas, abejas y escarabajos: varios polinizadores están en peligro de extinción, según estudio

Agricultores

En el condado de Hanyuan, en China, abundan los árboles de peras y manzanas pero el zumbido de las abejas es algo muy poco común.

La escasez de polinizadores naturales está forzando a los agricultores a polinizar manualmente sus cultivos. Usando cepillos que parecen plumeros, depositan pedazos de polen en cada flor, para darles a sus cultivos la mejor oportunidad de que den frutos. Las abejas y otros polinizadores son raros en esta área por la expansión de pesticidas químicos.

En Estados Unidos, los polinizadores naturales no son tan comunes en la agricultura como se suele pensar. Según la temporada, las abejas son transportadas por grandes distancias de hasta 4.900 kilómetros entre Florida y California para ayudar a los granjeros a polinizar sus cultivos.

Para los agricultores, alquilar una colmena puede costar entre 10 y 180 dólares. Y varios de ellos rentan docenas de colmenas por temporada.

La demanda de abejas en California aumenta los precios de cultivos muy populares, como los de almendras y aguacates, dado que dependen casi por completo de las abejas para ser polinizados.

MIRA: Las abejas pueden aprender y educar

Consumidores

Es difícil imaginar que un animal tan pequeño y discreto como una abeja sea nuestro gran aliado para proveer comida, pero cerca de un tercio de todo lo que comemos es directo resultado de su duro trabajo. 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) calcula que solo en Europa el 84% de las 264 especies de cultivos son polinizadas por animales y 4.000 variedades de vegetales existen gracias a la polinización de las abejas.

Los beneficios de las abejas van mucho más allá de la gastronomía. En un estudio llevado a cabo por la Universidad de Reading, en el Reino Unido, se encontró que cada año las abejas contribuyen en 651 millones de libras (805 millones de dólares) a la economía del país y, según la Federación de Apicultura de Estados Unidos, la miel de abejas representa 14.000 millones de dólares del total de la producción agrícola de ese país.

Entonces, ¿qué puedes hacer para ayudar a las abejas? Puede ser tan fácil como sembrar plantas, flores silvestres, arbustos y árboles frutales en tu jardín.

“Para habitantes de las ciudades, es genial tener plantas que crezcan en el alféizar de la ventana”, dice Gibson. “Romero, lavanda, tomillo y cebollín son grandes opciones que requieren poco espacio y proveen productos para humanos y para abejas”.

Gibson también sugiere comprar miel de apicultores locales y no de grandes industrias productoras de miel, que casi siempre les venden a los supermercados.

“Los productores artesanales de miel pura y local compiten contra la miel producida en masa, que viene de muchas partes distintas donde los estándares de los alimentos pueden no están a la altura” de lo que necesitamos, dice.

Aunque es más barata, la miel industrial es procesada para sacarle el polen, las encimas y los aromáticos, dejando como resultado un producto que compite y desmoraliza a los apicultores locales”.



Ir A La Fuente

También podría gustarte