Lobesia Botrana: Ensayo demostró que los tratamientos aéreos no afectaron a las colmenas

25


El 23 de octubre con la presencia de técnicos de ISCAMEN, Dirección Provincial de Ganadería y apicultores de Mendoza, se realizó un ensayo de  aplicaciones aéreas sobre colmenas, a fin de garantizar la inocuidad sobre abejas del producto que se emplea para el control de la polilla de la vid.  El procedimiento fue garantizado desde la preparación y carga a los aeroplanos hasta la aplicación por Escribano Público.

La aplicación aérea se realizó  sobre treinta colmenas en la localidad de El Vergel, Lavalle, y en una superficie aledaña de 100 metros alrededor de las colmenas en estudio. Se colocaron elementos de medición de la aeroaplicación en las colmenas y en las áreas circundantes, pudiendo evidenciarse la llegada del producto a la zona con presencia de abejas.

El ensayo tuvo por objeto además evaluar la incidencia que podría tener una aplicación aérea del producto utilizado, el cual es específico para el control de lepidópteros o polillas, sobre abejas e insectos benéficos. Con el propósito de colaborar en el procedimiento de evaluación participó además el Técnico Superior en Apicultura y Auditor reconocido nacionalmente Pablo Maessen.

Como primera medida, antes de la aplicación, el Señor  Maessen, en compañía de varios apicultores, realizó una evaluación del estado general de cada una de las colmenas, quedando registrado en planillas elaboradas  a tal fin.

 

Evaluación post aplicación

La evaluación post aplicación del producto debe realizarse en tres etapas, cada una de ellas separada aproximadamente  siete días desde la aplicación.

El día  27 de octubre se hizo la primera evaluación en presencia de los mismos integrantes que participaron del ensayo.

Esta primera medición permitió a los presentes observar  que no se presentan cambios anormales en el desarrollo del colmenar.

Se verificó que luego de la  aplicación se habrían realizado posturas normales de la reina, había aumentado el desarrollo esperado de los panales y la actividad de las abejas era normal. No se encontraron abejas muertas y la fauna nativa benéfica alrededor del colmenar se encontraba inalterable. El escribano interviniente registró todo el proceso. Se concertó una nueva presencia en la zona para el día 3 de noviembre a fin de realizar una segunda evaluación, en función de lo establecido al comienzo del ensayo.



Ir A La Fuente

También podría gustarte